<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1619596728170851&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Tips de finanzas para independizarte del Hotel Mamá

By Equipo de quiip on noviembre, 8 2021
Equipo de quiip

 

 

En Vecindario creemos firmemente que es posible tener casa propia, incluso si aún eres joven y vives con tus papás. Es por eso que nos aliamos con qiip, para brindarte tips financieros que te ayudarán a independizarte del "Hotel Mamá" 

Uno de los grandes momentos en nuestra vida de adultos es cuando damos el paso de salir
del hotel mamá, sea porque nos vamos a vivir con el amorcito, con amigos o porque somos
independientes y empoderados, y decidimos vivir solos. En cualquiera de las situaciones,
una de las preguntas que nos atormentan es “¿cómo voy a hacer para pagar una casa
propia, si ni sé en qué me gasto la quincena?”. Sobre eso te vamos a hablar hoy, de cómo
ahorrar y administrar mejor tu plata para que ese sueño de “dejar el nido” se convierta en
una meta alcanzable.


1. Convierte ese sueño en un objetivo


Es muy importante tener sueños y eso nos llena de motivación, pero si no los tratamos en
clave de metas, con acciones que podamos ir cumpliendo, se quedarán solo en sueños.
Entonces, ya sabes que quieres una casa, ¿cómo lo vas a lograr? Ve por pasos. Estudia
cuál es el tipo de vivienda que quieres, dónde la quieres y cuándo esperas tenerla.
Respondiendo a estas preguntas estás formulando lo básico de cualquier objetivo: el qué y
el plazo para lograrlo. Tómate el tiempo que necesites en este punto y analiza todas las
variables que influyen en la decisión, como la ubicación, las conexiones de transporte que
tenga la zona, la valorización inmobiliaria del sector, entre otros.


2. Sé consciente de tu situación financiera


Antes de ahorrar, debes saber cuál es tu punto de partida. Estudia cuánta plata te entra y
cuánta gastas al mes. Esto te ayudará a tener un panorama realista de tu situación actual. A
partir de ahí, puedes saber cuántos gastos puedes reducir al mes y cómo está tu capacidad
de ahorro. Esto es a lo que se le llama hacer un presupuesto. No te preocupes si todavía
no sabes cómo hacerlo, para eso te acompaña un experto financiero en qiip.

 

hacer-presupuesto

3. Define una cantidad de ahorro mensual


Una vez tengas el mapa de cómo están tus finanzas, puedes definir una cantidad de ahorro
mensual, según el tiempo que tengas. Lo primero que necesitas tener es el pago de la cuota
inicial. Normalmente, este es de un 30% del precio total de la vivienda. Entonces, si la casa
que quieres cuesta unos $200.000.000, quiere decir que tienes que tener al menos unos
$60.000.000.


A partir de ahí, puedes asignar un porcentaje de tus ingresos mensuales a ese ahorro.
Si, al mes, te entran unos $5.000.000 y decides empezar a guardar el 20% de eso,
estaríamos hablando de $1.000.000. Con estos cálculos, en cinco años tendrías la base
para la cuota inicial. Sin embargo, ya mirarás si te da para subir ese porcentaje que ahorras
dependiendo del mes. Por ejemplo, cuando pagan la prima o si decides generar otra fuente
de ingresos.


4. Apriétate en gastos


¿Recuerdas el punto de hacer un mapeo de lo que gastas al mes? Si quieres tener más
plata para tu ahorro, es importante que evalúes algunos de tus consumos. Lo más
importante es que reduzcas y, si puedes, elimina esas compras innecesarias. Muchas te
pueden parecer tan pequeñas que crees que no vale la pena. Aunque, si las sumas todas,
te darás cuenta de que sería mejor tener esa cantidad destinada a la misión “abandono de
nido”. Por ejemplo, ¿necesitas comprar café por fuera todos los días o puedes salir con un
termo desde casa?; muy ricos los domicilios los fines de semana, pero ¿qué tal si cocinas
por un tiempo?; ¿usas todas las suscripciones que tienes contratadas? Una pregunta clave
que te ayudará en el camino es la de “¿lo quiero, o lo necesito?”, intenta hacerla
siempre que vayas a pagar algo.


Por otro lado, puedes aplicar la estrategia 50/30/20. Esta se trata de repartir tus ingresos
cada mes de la siguiente manera: 50% para las responsabilidades que tienes que pagar
sí o sí, 30% para los gusticos y 20% para el ahorro. Sin embargo, puedes modificar esos
porcentajes según tu capacidad. Por ejemplo, si te da la vida, podrías dejar gusticos en 20%
y subir el ahorro a 30%.


5. Intenta salir de otras deudas antes


Sabemos que ahorrar para salir del hotel mamá implica un músculo financiero importante.
La recomendación es que intentes pagar todas las otras deudas que tienes antes de
comprar tu casa. De esta manera, puedes concentrar tus esfuerzos en una sola cosa y no
generar estrés por las otras responsabilidades.


Por último, ten en cuenta que con el gran avance de tener ahorrada la cuota inicial, puedes
pensar en un crédito hipotecario que te ayude a terminar de pagar la vivienda. En este tema
te ayudamos desde Vecindario con una asesoría personalizada y gratuita, para que
encuentres la opción de financiamiento que mejor te convenga según tus necesidades.
Conoce cómo aquí. Y recuerda, no estás solo en los temas que involucren la administración
de tu plata, para eso cuentas con la ayuda de un experto financiero en qiip que te ayuda a
resolver todas tus dudas. ¡Tener casa propia sí es posible! con qiip y Vecindario. 

¡Suscríbete aquí y aprende a comprar vivienda con nosotros!